Cómo el confinamiento ha afectado nuestra autoestima


A cinco meses de su inicio, México está experimentando uno de los confinamientos más prolongados del mundo y de la historia. Se habla mucho de las repercusiones económicas, así como de la depresión y la ansiedad; sin embargo, poco se ha hablado de otros aspectos emocionales, como el que las personas se han sentido improductivas o devaluadas o con baja autoestima o simplemente en desventaja. Se ha reportado disminución de la intimidad con la pareja, comportamientos destructivos, abuso en el consumo de alcohol, aumento en el uso de drogas, adicción a las pantallas, irritabilidad, el regreso a relaciones destructivas, problemas de pareja, incremento de obesidad o cronificación de la anorexia y la bulimia.

Y pienso que no se habla de estos temas por dos cosas: en primera, socialmente son considerados superficiales, sobre todo ahora que han sido comparados con muertes por Covid; en segunda, existe un temor a hablar, pues las personas no se sienten listas o se trata de su “tabla de salvación”, lo que les permitiría pasar más días anestesiados.



Lo cierto es que según nuevas investigaciones sobre el impacto del uso de Instagram (IG) en la imagen corporal durante el aislamiento social, que contó con la participación de 7 mil mujeres argentinas que están precisamente confinadas por el Covid, afirma que el uso de IG, en nivel de horas, se duplicó. Esta investigación, realizada por la psicóloga Candela Yatche y la doctora Guillermina Rutsztein, afirma que la forma en que estas mujeres perciben su imagen corporal se tornó más negativa durante el confinamiento; de hecho, un gran porcentaje de las encuestadas afirmó tener emociones negativas (frustración, angustia, ansiedad, enojo, aburrimiento y envidia) después de mirar IG.  También, el 86% de ellas afirmó sentirse mal en relación a su cuerpo tras observar IG, mientras que el 62% de esas publicaciones (que las hicieron sentir mal) eran de una influencer o celebrity.

Todo esto derivó en que un gran porcentaje de ellas visitaran páginas que les ofrecían “soluciones” para cambiar partes de su cuerpo. Pueden encontrar más información en el IG y FB de @bellamentearg.



Si bien es cierto que gracias al internet hemos podido seguir en contacto, también es cierto que nos abre una ventana a un mundo muy editado, comercializado y parcial. A diferencia de la televisión en donde se admiraba a una celebridad, en las redes todo mundo aparenta “ser normal”. Esto hace que nos comparemos con una realidad a medias; es decir, vemos sólo una parte de la realidad.

En mi libro Detox Digital muestro los más recientes descubrimientos, como que el uso de más de 35 minutos al día de IG provoca envidia, sensación de fracaso y/ o mediocridad. Estas emociones negativas son las que precisamente nos llevan a aumentar nuestros comportamientos negativos, dirigiéndonos a la autodestrucción, promoviendo la  mala relación con los otros, con nuestra pareja, con la familia y con los amigos.

Para resolverlo, debemos de estar conscientes de que esto es producto de la falta de estímulos distintos; en pocas palabras, es producto del encierro. Te sugiero tratar de regresar a actividades al aire libre y a retomar tu rutina, con todos los cuidados. Las redes sociales son maravillosas, úsalas para motivarte y sentirte mejor. Sígueme por mis diferentes canales, ya que esta semana estaré hablando intensamente de estos temas.


Psic. Olga González Domínguez

escribeme@olgagonzalez.mx

Comentarios