Entradas

Sostener el cielo

Imagen
Un día un elefante vio un colibrí recostado sobre su espalda en el suelo. Los pequeños pies del pájaro se levantaban en el aire. “¿Qué diantres estás haciendo, colibrí?”, le preguntó el elefante. El colibrí respondió: “He oído que el cielo puede caerse hoy. Si eso ocurriera, estoy listo para hacer mi parte y sostenerlo”. El elefante se rio y se burló del pequeño pajarito. “¿Piensas que esos pequeños pies pueden sostener el cielo?”. “No, estos pies solos –admitió el colibrí– no podrían, pero cada uno debe de hacer lo que pueda. Y esto es lo que yo puedo hacer”. Este cuento de origen chino nos recuerda la importancia de nuestros actos en lo individual. Al igual que el pajarito, llevamos tantos meses con la amenaza de muerte, de contagio por el Covid-19, con la amenaza de que “se puede caer el cielo”, que llega un punto en el que podemos creer que los esfuerzos individuales no valen la pena, que las tragedias siguen sucediendo hagamos lo que hagamos, que es demasiado el costo del esfuerzo

El dilema de las redes sociales (segunda parte)

Imagen
En la columna anterior hablamos sobre el documental de Netflix que ha causado polémica y está en boca de todos: “El dilema de las redes sociales (The Social Dilemma)”, el cual retrata el lado oscuro de las redes sociales. Y en esta columna hablaré de cómo equilibrar el uso de pantallas y redes sociales sin llegar al extremo de apartarse de la tecnología. Para comenzar, tienes que conocer al “enemigo”; es decir, es importante que sepas de qué se trata esta lucha. No se trata de una teoría de la conspiración donde Google, Facebook, Instagram, Reddit, WhatsApp, Pinterest, YouTube, no están luchando para obtener tu opinión, están luchando para tener tu atención. La economía de la atención es la nueva moneda, es el nuevo objetivo comercial del mundo. Lo que estas compañías hacen es vender a los anunciantes el tiempo que pasas interactuando o mirando su aplicación; entre más tiempo pases ahí, estas compañías obtienen más valor y por tanto se vuelven más atractivas para los anunciantes. Las

El dilema social (primera parte)

Imagen
Hace unas semanas Netflix hizo el lanzamiento mundial del documental “El dilema de las redes sociales (The Social Dilemma)”, dirigido por Jeff Orlowski. Este documental ha causado furor entre los internautas, ya que alerta de los peligros del uso de las redes sociales, del terrorismo, racismo, polarización y adicción que causan; de la estrecha relación entre la salud mental y el uso dispositivos; de los nuevos trastornos dismórficos de Snapchat; habla del análisis de nuestra personalidad que hace la inteligencia artificial, del comercio con la conducta de los seres humanos, del riesgo de estar constantemente vigilados y documentados por sistemas que carecen de supervisión humana. Y sobre todo expone cómo los creadores y presidentes de las compañías saben todo y no han hecho nada para resolverlo. Los mensajes, correos, llamadas, inbox a mis redes no se hicieron esperar. He recibido cientos de mensajes de personas que habían entendido de qué va mi activismo constante para concientizar so

Síndrome del buzo

Imagen
En una encuesta realizada por el periódico El Imparcial, el 87% de los encuestados afirmó sentirse identificado con los síntomas del síndrome de descompresión pospandemia. El síndrome del buzo o de descompresión está relacionado con la velocidad en la que un buzo asciende a la superficie. Y es cuando se trata de ir hacia la superficie que el ascenso es tan importante como el descenso, el cual debe de ser paulatino y bajo una metodología muy estricta; de otra forma, surge el síndrome de descomprensión en la sangre, que puede ser mortal. Este fenómeno no sólo lo vemos con los buzos, sino también en aquellas personas que fueron rescatadas, que hicieron acopio de todas sus fuerzas para sobrevivir. Asimismo, está ligado con la adrenalina, pues una vez que ocurría el rescate y la persona en cuestión se sentía a salvo, la adrenalina descendía dramáticamente. Entonces, para evitar la descompresión, en los protocolos de rescate de muchas partes del mundo, se implementó una estrategia para mante

Llamados a ser valientes

Imagen
En palabras de la académica y doctora Brené Brown, mundialmente reconocida en el tema de la vulnerabilidad, para retomar la vida después de haber atravesado alguna situación devastadora, más que saberse invencible, se necesita entrar al ruedo e intentarlo una y otra vez hasta lograrlo. Curiosamente es el perfeccionismo el que muchas veces no nos permite intentar las cosas; tenemos esta idea fija sobre qué nos debería de dar más vergüenza intentar y fallar, que no intentarlo. Y es que el hecho de intentar y fallar está directamente relacionado con el desnudo emocional; es decir, con la vulnerabilidad, con saberse observado y muy probablemente criticado cuando las cosas salieron mal. Quien no lo intenta, el cobarde que se queda cómodo en las sillas del anonimato, del victimismo y de la crítica, juega seguro porque no arriesga, no expone, tampoco le duele ni mucho menos gana. Vivir y transitar los procesos que nos llevan al éxito y al bienestar emocional muchas veces no son tan rápidos y

Cuatro jinetes del Apocalipsis en la relación de pareja

Imagen
Hace poco entrevisté al experto en terapia de pareja y familia, el maestro Renato Ríos Figueroa, para mis redes sociales. Durante la sesión, Renato nos explicó cómo es que la cuarentena afecta la relación de pareja. Si recuerdan, en mi columna anterior, hablamos del burn out o agotamiento emocional y de cómo éste afecta dramáticamente la comunicación en pareja, provocando que llevemos nuestros patrones negativos al extremo y que los conflictos sean más constantes e intensos al grado de derivar en una separación. Y en seguimiento a este desafío que enfrentan las parejas y familias ahora durante la pandemia, el psicoterapeuta Renato Ríos hizo un pertinente resumen de lo que el psicólogo y clínico estadounidense, John M. Gottman, considera en este ámbito los Cuatro jinetes del Apocalipsis; es decir, las conductas (jinetes) negativas que corroen una relación.  Cabe mencionar que todas las parejas, incluso las parejas que se declaran felices, muestran en un momento u otro estas conductas. E

Burn out por pandemia y tres pasos para amortiguarlo.

Imagen
El burn out o agotamiento extremo debido a las tareas que el encierro conlleva está pasando factura, cada vez con mayor frecuencia, en la vida de las personas. Al principio, la cuarentena trajo una oportunidad de convivio, tranquilidad y paz, para todos, especialmente para las parejas y las familias. Sin embargo, a más de cinco meses y medio de encierro las personas están experimentando las consecuencias del aislamiento social, la carga laboral, la vulnerabilidad en la salud, el temor a perder la estabilidad económica y el trabajo. La literatura en psicología ha señalado que las cuarentenas que se extienden por más de 100 días tienen serios impactos difíciles de revertir en la salud mental. Entre ellos, el agotamiento o el burn out. Éste tiende a ser acentuado en las madres de familia, ya que su carga laboral se ha incrementado, pues aquellos roles que antes cumplían de forma parcial, ahora, debido a la instrucción de permanecer en casa, se han vuelto totales. Digamos que además de su

¿Qué hay del nuevo etiquetado de alimentos?

Imagen
Sin duda, ha generado mucha controversia la nueva legislación sobre el etiquetado de alimentos. Se trata de una nueva reglamentación, la NOM- 051. ¿De qué consta? En la etiqueta de cada producto vendrán cinco sellos, los cuales señalarán claramente si el producto tiene exceso de calorías, sodio, grasas trans, azúcares y grasas saturadas. Además se informará si el producto incluye endulcolorantes o cafeína.  Esta nueva medida entrará en vigor el 1 de octubre de 2020. Esta noticia ha desatado una guerra en redes sociales, y las opiniones diversas no se han hecho esperar. Aunque este tema es muy amplio, quisiera destinar este pequeño espacio para explicar por qué es estas medidas son importantes y son funcionales siempre y cuando formen parte de una estrategia integral. Antes de todo, debemos de tener claro que la sociedad mexicana padece un grave problema de obesidad. México es un país severamente enfermo, el segundo en el mundo. Ni el Covid ni el cáncer ni ninguna otra enfermedad son re

Cómo el confinamiento ha afectado nuestra autoestima

Imagen
A cinco meses de su inicio, México está experimentando uno de los confinamientos más prolongados del mundo y de la historia. Se habla mucho de las repercusiones económicas, así como de la depresión y la ansiedad; sin embargo, poco se ha hablado de otros aspectos emocionales, como el que las personas se han sentido improductivas o devaluadas o con baja autoestima o simplemente en desventaja. Se ha reportado disminución de la intimidad con la pareja, comportamientos destructivos, abuso en el consumo de alcohol, aumento en el uso de drogas, adicción a las pantallas, irritabilidad, el regreso a relaciones destructivas, problemas de pareja, incremento de obesidad o cronificación de la anorexia y la bulimia. Y pienso que no se habla de estos temas por dos cosas: en primera, socialmente son considerados superficiales, sobre todo ahora que han sido comparados con muertes por Covid; en segunda, existe un temor a hablar, pues las personas no se sienten listas o se trata de su “tabla de salvación

Antojos emocionales

Imagen
El día de ayer fui a correr al parque, que es enorme, tiene amplias áreas verdes, pistas para corredores y ciclistas. Fui con cubrebocas, lentes, gorra, manga larga y seguí las recomendaciones del distanciamiento social. Además de que, al regresar a mi casa, hice todo el protocolo de desinfección. Sólo salgo a correr bajo estas condiciones, sobre todo con la idea de, poco a poco, incorporarme a la nueva normalidad y no dejar de estar en contacto con el exterior. Es importante seguir alertas, no bajar la guardia y, sobre todo, ser conscientes del otro. Pensando en esto último, lo que me molesta es que las personas sean indiferentes, descuidadas, y que minimicen la situación por la que está pasando nuestro personal de salud en los hospitales. Les cuento que mientras corría, fui observando escenas de familias extendidas haciendo reuniones; grupos deportivos, donde las personas estaban sentadas unos a los otros; decenas de personas con cubrebocas mal puestos (dejando descubierta la nariz)…